Sábado, 16 de Diciembre de 2017

Fundación Caja de Extremadura y Fundesalud investigarán cómo mejorar la calidad de vida de pacientes en hemodiálisis

Viernes, 24 de Marzo de 2017
Ambas entidades firman un convenio para desarrollar un estudio sobre la seguridad y efectividad clínica de la hemodiálisis progresiva frente al tratamiento convencional

La Fundación Caja de Extremadura y la Fundación para la Formación e Investigación de los profesionales de la Salud de Extremadura (Fundesalud) han rubricado este viernes un convenio de colaboración para desarrollar un estudio clínico sobre la seguridad y efectividad de la hemodiálisis progresiva.

La investigación, que estará liderada por los nefrólogos Javier L. Deira, del complejo Hospitalario de Cáceres, y Miguel Ángel Suárez, del Hospital Virgen del Puerto de Plasencia, tiene como objetivo analizar la seguridad y efectividad clínica de la hemodiálisis progresiva como modo de inicio, frente a la convencional; y determinar si este tratamiento (que al inicio reduce las sesiones) puede mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Los firmantes de este convenio de colaboración han sido la presidente de la Fundación Caja de Extremadura, Pilar García Ceballos-Zúñiga, y el consejero de Sanidad y Políticas Sociales de la Junta de Extremadura y presidente del Patronato de Fundesalud, José María Vergeles, quienes han destacado la importancia de esta investigación para las casi 5.000 personas que cada año, a nivel nacional, tienen que someterse a un tratamiento de hemodiálisis.

En este sentido, García Ceballos-Zúñiga ha señalado que se trata de un estudio que puede mejorar el día a día de muchos pacientes extremeños porque, en ocasiones, “a las largas sesiones de entre 3 y 4 horas que dura cada tratamiento de hemodiálisis, hay que sumar que algunas personas tienen que recorrer hasta 100 km entre su casa y el hospital e implicar a sus familiares para que los acompañen, por lo que el hecho de que se puedan reducir las sesiones con garantías clínicas, significará que ganen mucha calidad de vida”.

También Vergeles ha resaltado el apoyo de FundeSalud y de la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales a esta investigación que coordinarán los nefrólogos Javier L. Deira y Miguel Ángel Suárez, quienes estudiarán a 152 pacientes que iniciarán de forma programada hemodiálisis desde la consulta renal especializada.

Según han explicado los investigadores durante el acto de la firma del acuerdo, 76 de ellos se someterán a hemodiálisis de forma progresiva (es decir, una o dos veces por semana) y otros 76 realizarán el tratamiento de manera convencional (tres veces a la semana) para poder comparar la efectividad de ambos métodos. 

La idea de esta investigación parte de un programa iniciado en 2012 en 38 pacientes de los hospitales San Pedro de Alcántara de Cáceres y Virgen del Puerto de Plasencia. En este primer análisis se ha visto que, en los nueve meses de media que permanece cada paciente en esta modalidad de hemodiálisis progresiva, se pueden evitar hasta 74 sesiones y un ahorro de 17.000 euros por paciente.

“En los pacientes tratados hasta la fecha, los resultados clínicos muestran escasas complicaciones y una supervivencia posiblemente similar a la observada en los pacientes que desde el inicio reciben el tratamiento convencional; produciéndose una reducción considerable en el número de sesiones iniciales y un ahorro de unos 650.000 euros aproximadamente”, han explicado los investigadores.

Deira y Suárez también han indicado que, de los casi 5.000 pacientes que inician tratamientos de hemodiálisis cada año en España, entre el 25 y el 50% de ellos podría beneficiarse de la hemodiálisis progresiva, lo que supondría un importante ahorro y mejora en la calidad de vida de estos pacientes.

Esta iniciativa cuenta con el apoyo de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), la Fundación para la Formación e Investigación de los Profesionales de la Salud de Extremadura y la Fundación Caja de Extremadura, que aportará un total de 10.000 euros para el desarrollo de esta investigación que pretende, además, unir el esfuerzo del mayor número posible de hospitales de España.

Hasta la fecha, los centros implicados son el Virgen del Puerto de Plasencia y el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres; Hospital Arquitecto Marcide del Ferrol (A Coruña); el Hospital de Especialidades de las Fuerzas Armadas de Quito (Ecuador); el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla (Madrid); el Hospital Costa del Sol de Marbella (Málaga); el Hospital Obispo Polanco (Teruel); el Hospital de Manises (Valencia), y el Hospital Virgen de la Concha (Zamora).